Samuel Parra: transparencia, transparencia y transparencia


Entrevista a SAMUEL PARRA. Samuel es jurista especializado en temas de privacidad, protección de datos, transparencia y ciberseguridad. No le conozco personalmente pero en algún momento le he pedido consejo y de hecho, he utilizado algunas de sus peticiones, como cuento en este post. Ante la opacidad de RTVE, Samuel ha realizado una serie de peticiones sobre el coste de sus emisiones algunas de las cuales han llegado a los tribunales.

Aquí tenéis las entradas sobre transparencia en el blog de Samuel, su cuenta de twitter y su perfil en LinkedIn.


Lo primero, por favor, un par de líneas sobre usted. ¿Quién es y qué hace? 


captionMi nombre es Samuel Parra; profesionalmente me dedico al sector de la privacidad y protección de datos, asesorando y adecuando a empresas a la normativa sobre protección de datos personales. Soy un apasionado de la tecnología y de la seguridad informática.

 

¿Qué es un activista? ¿Se consideras uno?


Un activista es una persona que lucha por provocar un cambio social o político; cuando digo “lucha” no me refiero a darle a retuit o me gusta a alguna publicación en redes sociales desde el sofá de casa, o rellenar un formulario en Change.org, sino a arremangarse y utilizar las herramientas legales y técnicas para promover o incentivar un cambio.

Yo no me considero un activista, aunque me gustaría serlo. La falta de tiempo y las obligaciones profesionales necesarias para poder vivir impiden a muchas personas dedicar más horas del día a motivar ese cambio.

 

¿Cómo explicaría -en lenguaje simple- a un ciudadano qué es la Ley 19/2013 de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Buen Gobierno?


Es una Ley que nos permite entrar en las Administraciones Pública para conocer la información que allí se esté manejando. Hasta la entrada en vigor de esa ley, el acceso a esta información era mucho más complicado; ahora es sencillo (lo podría ser más) y cómodo, porque podemos ejercer ese derecho a mirar dentro de una Administración sin tener conocimientos legales y desde cualquier dispositivo con acceso a Internet. Esa ley ha dado a los ciudadanos un poder que lamentablemente está pasando desapercibido.

Ley 19/2013, de 9 de diciembre, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. (BOE)

¿Tenemos una buena Ley de Transparencia? ¿Nos podría detallar lo que le parece lo mejor y lo peor de esta ley?


La Ley de Transparencia no es mala, pero como todo en la vida es mejorable. Lo mejor de la ley es que se haya arbitrado un sistema para ejercer el derecho de acceso a la información pública, gratuito, y telemático. Vale que los requisitos de identificación (certificado electrónico por ejemplo) pueda resultar una barrera en un primer momento, pero una vez que todo nos funciona correctamente en nuestro ordenador, realizar una pregunta a una Administración es cuestión de 5 minutos, sin papeles de por medio y sin levantarse del asiento. Lo peor considero que son las competencias del órgano de control del cumplimiento de las obligaciones impuestas por la Ley de Transparencia; el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno tiene las manos atadas en muchos aspectos, por ejemplo no tiene capacidad coercitiva o sancionadora ante incumplimientos de la normativa de transparencia. La Ley tampoco establece responsabilidades cuando se incumplen algunas de sus obligaciones; esto hace que en ocasiones el ejercicio del derecho del ciudadano a conocer determinada información se frustre.

 

¿Cuál es el estado de los portales de transparencia de las instituciones? ¿Ofrecen la información adecuada? ¿Se van implementado bien?


En mi opinión este es un problema de base. Considero que no deberían existir decenas o cientos de portales de transparencia de cada institución (instituciones de ámbito nacional, luego por comunidades autónomas, locales, y otras como Universidades), al final tenemos cientos de portales de transparencia desperdigados, cada uno con un sistema de funcionamiento y políticas de publicación de información diferentes. Debería existir un único Portal desde el que acceder a la información que uno busca directamente, donde se aglutine toda la información.

Pero en cualquier caso, muchos de estos portales institucionales no ofrecen la información adecuada, ya sea porque directamente no ofrecen la información como tal, a pesar de estar obligados a ellos (pero como tampoco hay una consecuencia jurídica por no publicar los datos, pues no pasa nada) o bien porque la información la facilitan en unos formatos que no ayudan a su lectura o a su uso posterior por profesionales de la información: es habitual encontrar publicado un documento que es un escaneo o foto de un documento informático, en vez de publicar directamente el documento informático.

 

¿Ayuda la transparencia a la Democracia? ¿Es la solución de todo? ¿Más transparencia acabaría con la corrupción?


No sé si la transparencia ayuda a la Democracia, pero desde luego considero que una sociedad mejor informada es una sociedad más libre; y si la libertad es un síntoma de Democracia, entonces me imagino que sí, la transparencia ayuda a la Democracia.  Pero desde luego la transparencia no es la solución a todo; la transparencia es necesaria pero no es la medicina para todos los males.

Ahora bien, una transparencia bien entendida (sin instrumentalizarla políticamente) y ejecutada adecuadamente por los poderes públicos considero que sí ayudaría a reducir la corrupción y a detectar la corrupción mucho antes.

 

¿Qué le parece el fenómeno de las filtraciones? ¿Qué opina de organizaciones como WikiLeaks o Fíltrala en España?


Las filtraciones deben ser acogidas con cautela. En muchas ocasiones parece que estas filtraciones convierten al portal que la publica en una suerte de “juez” y “parte”, publicando muchas veces información obtenida ilegalmente o protegida por derechos fundamentales. Si entendemos que en virtud de la transparencia informativa y aplicado a las filtraciones prevalece el “todo vale” entonces estamos destruyendo aquello que pretendemos defender: un Estado de Derecho justo, porque si para filtrar información hay que pisar derechos fundamentales tan básicos como la intimidad o el secreto de las comunicaciones o la presunción de inocencia ¿qué es lo que estamos defendiendo entonces? ¿qué queremos proteger?

 

¿Cómo usa usted la Ley de Transparencia? ¿Qué tipo de peticiones hace? ¿Por qué? ¿Con qué resultado?


 

Sentencia que obliga a RTVE a publicar los costes de Eurovisión de 2015. Aquí más información obre esto.

El uso que hago de la Ley de Transparencia es en esencia el ejercicio del derecho de acceso a la información pública, esto es, preguntar a los sujetos obligados por esta Ley determinada información. Las peticiones son muy variadas, muchas de ellas relativas a cómo se gasta el dinero público o en qué y cómo se invierte y otra relacionada con información institucional estadística.

El motivo principal de estas peticiones es por curiosidad, por saber qué se hace con nuestro dinero o qué impacto real tienen determinadas políticas. Por ejemplo, si se hace una ley que tiene como finalidad recaudar más fondos para una determinada partida presupuestaria, quiero saber si tras aplicar esa ley efectivamente el dinero recaudado ha ido a parar a esa partida o se ha ido para otro sitio.

Los resultados suelen ser en muchos casos deficientes; tengo la sensación de que la mayoría de las veces responden a las peticiones de información con el mínimo posible de datos para cubrir la solicitud y que no se entienda que ha sido denegada, aunque en la práctica la información que te ofrecen es tan limitada que es como una denegación.

 

¿Qué puede hacer una persona para participar en la vida pública y mejorar la sociedad en la que vivimos, sin tener que pasar por partidos políticos y gobiernos? ¿Le parece algo efectivo? ¿Se puede hacer política sin partidos políticos?


¿Qué puede hacer una persona para participar en la vida pública y mejorar la sociedad? Pues quejarse por aquello que considere que no está funcionando como debería. Nuestra sociedad parece estar adormilada o aborregada, es la sociedad teóricamente mejor informada y formada, con los mejores accesos a la información en general y sin embargo no pasamos de poner emoticonos de enfado en Facebook, firmar una petición en Change.org o despotricar del político de turno desde el supuesto anonimato de una cuenta en Twitter. Todo eso no vale para nada, las quejas hay que hacerlas por los cauces legales previstos y si realmente algo nos escandaliza o disgusta no quejarnos en la intimidad de nuestro hogar sino hacerlo en las instituciones que deben tutelar esos derechos. Pero bueno, creo que es también un síntoma de una sociedad cada vez más egoísta y cortoplazista, donde se ha dejado de pensar en el bien común para ir a buscar la satisfacción personal inmediata.

 

¿Cómo ‘hace’ usted política?


No considero que haga política… si la hago es totalmente involuntaria. No milito en ningún partido político ni me considero cercano a los dogmas de ningún partido.

 

Y yendo a los personal, ¿qué consejo le daría a una persona que quiere cambiar la sociedad pero que nunca ha hecho nada activamente: se siente sólo, piensa que no puede, no se ve capaz, no sabría por dónde empezar, nunca se ha asociado, no ha protestado, etc…? ¿Qué le diría?


Pues que si quiere cambiar la sociedad tiene que empezar por cambiar él primero; haciendo nada se consigue nada, haciendo cosas se consiguen cosas. Esa persona no está sola, pero aunque lo estuviera ¿por qué eso debe ser un impedimento? Alguien tiene que dar un primer paso que abra el camino para que luego otros se apunten a ese mismo camino detrás de él y entonces ya no estará solo.

Si algo no te gusta haz algo por intentar cambiarlo; al menos así podrás quejarte con motivo.

 

¿Cree que la actual legislación es suficiente para la lucha contra la corrupción y el desarrollo de una sociedad democrática? ¿Qué desearía en un futuro que se regulara? ¿Cómo?


No creo que la legislación actual sea suficiente para la lucha contra la corrupción, de hecho es que no he visto que haya intentos serios de querer luchar contra la corrupción desde el punto de vista normativo; pero también es lógico: si los que son pillados en casos de corrupción son los mismos que tienen que legislar en contra de esa corrupción… Por eso una Administración con las puertas abiertas es tan importante, la cosa de la corrupción se dificulta si tienes millones de ojos mirando.

Deja un comentario